viernes, 23 de julio de 2010

EPITAFIOS Y LÁPIDAS


Hace ya unos cuantos días les conté que Anna Pujol, una maestra a quien había conocido gracias a una de mis visitas a un centro escolar para charlar con los niños de uno de mis libros infantiles, me había telefoneado con la intención de comunicarme su deseo de utilizar una frase de mi novela "La isla de la última verdad" como epitafio para su tumba y otra frase de la misma novela para el recordatorio que se repartiera por el funeral.
Anteayer me mandó el trabajo hecho por el marmolista Joan Escala (en la foto) sobre la lápida que cubrirá el nicho. Como comprenderán, me quedé impresionada y conmovida.
Es una alegría comunicarles que Anna no está enferma y no prevé tener que utilizar este material en breve. Sin embargo, tiene la idea de que prefiere ser ella misma, ahora, quien elija qué palabras van a acompañarla en su descanso eterno. Es un honor que se haya sentido identificada o movilizada por algunas de las que he escrito yo.
Jamás imaginé que ocurriría algo así pero, a fin de cuentas, qué pocas cosas imagina una de las que después acaban por ocurrir, ¿no?

martes, 20 de julio de 2010

L'ILLA DE L'ÚLTIMA VERITAT, LIBRO ELECTRÓNICO.


Me entusiasma que ya exista la posibilidad de adquirir ejemplares de mi última novela en formato digital, para su lectura en libro electrónico. En la librería Laie. Clicando AQUÍ vais a la página en que se puede comprar. Me despierta curiosidad este nuevo camino para la lectura. Como comenté en una entrada de hace días, me he convertido en una auténtica fan del e-book, si bien es verdad que le veo algunas desventajas como, por ejemplo, que no pueda prestarse un libro que te entusiasma.
Otro asunto que me ha sorprendido es su precio: creí que iba a ser muuuuucho más barato que su versión en papel. Pero no. Por ejemplo, L'illa de l'última veritat, en papel, cuesta 17 €. Y en digital, 13,49 €. Vamos, así las cosas, vale la pena comprárselo en papel. (Y me pregunto: ¿va a desaparecer la firma de ejemplares? Porque a ver cómo vas con un libro electrónico a que el autor/a te dedique su libro...)

Otra cuestión. En una nota al pie del libro en venta, dice:

"Permisos sobre el eBook

Copiar/pegar: Prohibido.



Imprimible: Prohibido."

También se indica, por escrito, cómo están protegidos los derechos. Dice:
"Los ebooks tienen derechos de uso restringidos para poder proteger los derechos de autor. Podrás leer tu ebook tantas veces como quieras y en el dispositivo que desees, pero no podrás imprimirlo ilimitadamente ni pasarlo a un dispositivo que no esté autorizado.
Para gestionar estos derechos se utiliza un identificador Adobe ID, que es una forma de asegurar que un ebook pertenece a una sola persona. Así evitamos la copia ilegal.
Obtener un Adobe ID es muy sencillo y tan sólo hay que especificar un nombre, apellidos y email. También hay ebooks libres de derechos de uso."

Pero bueno, lo que está claro es que hecha la ley... hecha la trampa, ¿no? Veremos qué caminos inescrutables toma el pirateo literario.
Hay un apartado en formato de video (en esa página de Laie) en donde te muestran cómo descargarte e- books. Es fácil y se tarda menos de un minuto. (Añoranza: ese paseíto por las librerías, ese abrir libros y verles la primera frase, ese mirar la contra, husmearlo...).

Está claro que, en cualquier terreno, lo fácil no es lo romántico.
*************************
Hoy he interrumpido la lectura (en e-book, claro) para observar un rato la laboriosa vida de unas cuantas hormigas. Me he quedado enganchada. Siguen haciendo lo que hacían desde el principio de los tiempos, supongo. Ni fácil ni romántico: lo suyo. Les hice unas cuantas fotos. Les dejo una que, más que fila india de trabajo impenitente, parece reunión alegre y festín. (Fíjense qué curiosos los grupos formados: las que miran sin llevar carga alguna -¿se tratará de jubiladas?-, las que van en pareja -¿enamoradas?-, las que llevan "la hoja más grande"...)